Excursión tour por Aosta

El Valle de Aosta, rodeado por los Alpes, es la región italiana mas pequeña. Además del italiano el francés es lengua co-oficial.

En el valle de Gressoney gracias a la comunidad walzer también es oficial el alemán, manteniéndose tradiciones y arquitectura especiales. 


Rodeado por espectaculares cadenas montañosas como el Macizo del Monte Rosa, históricos pasos de montaña como el del San Bernardo (de donde vienen los famosos perros), parques naturales como el del Gran Paraíso o la montaña europea mas alta (el Monte Blanco) ofrece una gran riqueza natural con panoramas inigualables.

La historia del Valle comienza en el período prehistórico, cuando las tribus alpinas de Salassi vivían en su territorio. Posteriormente se convirtió en paso obligatorio entre la Península Itálica y el resto de Europa. Aníbal, las legiones romanas o Napoleón tuvieron que pasar por aquí en sus conquistas militares.


Destaca como una de las regiones italianas con mas y mejor patrimonio de la época romana.


La atmósfera medieval es única: cuenta con más de 100 castillos, torres y fortalezas, cuidadosamente conservados y restaurados por las autoridades regionales. Fue lugar privilegiado por la dinastía de Saboya para sus vacaciones y cacerías. En algunos castillos todavía se pueden ver sus apartamentos y trofeos de caza.


Sus estaciones de esquí, con decenas de kilómetros y, en algunos casos, unidas con estaciones suizas o francesas, tienen un renombre internacional.


Tanto de invierno como en verano Aosta tienen una gran oferta turísticas de lugares y monumentos, tradiciones, panoramas y deportes.


La cocina valdostana con sus quesos, embutidos, vinos y platos típicos merece una mención especial.


Un visita a Aosta siempre se puede complementar con un tour por Turín con sus museos, su impresionante casco histórico y monumentos o una excursión a Milán con su ambiente cosmopolita.