Excursión por Asti

Asti es una tranquila capital de provincia en el Piamonte que, gracias a su centro histórico, a su tradición vinícola y culinaria y a sus fiestas, disfruta de un gran atractivo turístico.

Resulta evidente que, ya desde el período medieval, fue bastante importante y activa. La ciudad, aparte de otros monumentos, tiene en su zona central numerosas torres medievales hechas con ladrillos que representaban el poder de cada familia.

 

Durante las excavaciones se encontraron restos de edificaciones romanas. También hubo asentamientos longobardos antes de que este territorio pasara a manos de los duques Visconti de Milán y posteriormente bajo el dominio de los Saboya.

Экскурсия по Асти, Палио - Гид в Асти и Турине Людмила Экскурсии – www.italtour.org

Por el norte de la ciudad pasaba el antiguo camino de los francos, que utilizaban los peregrinos para ir a Tierra Santa.

 

En la época de las ciudades-estado Asti compitió activamente con otra famosa ciudad del Piamonte: Alba. Este hecho todavía se refleja hoy en día en las fiestas patronales de ambas ciudades.

 

Entre sus templos e iglesias dignos de mención se encuentran:


• La colegiata de San Secondo, un legionario martirizado a causa de su fe en la época de Tiberio, patrono de la ciudad. Allí hay una cripta con sus restos y una gran colección de pancartas de diferentes épocas relativas a la fiesta tradicional de Asti, el Palio (carreras tradicionales de caballos que representan a cada barrio de la ciudad).

• La grandiosa catedral de la ciudad, reconstruida en un estilo gótico con inusuales frescos barrocos en el techo y en las columnas internas.

• La elegante cripta Santo Anastasio, cuyo culto tiene sus raíces en el siglo VIII en la era de los longobardos.

• El Baptisterio de San Pedro.

 

La ciudad también está llena de palacios de las familias ricas y nobles de los siglos XVI-XVIII, cuidadosamente restaurados y decorados con hermosas obras de arte, mobiliario y exóticas colecciones.

 

A finales de septiembre, la habitual calma de la ciudad se interrumpe con la tradicional fiesta del Palio, cuya historia se remonta al siglo XIII. En esa fiesta abundan las representaciones y actividades con gente vestida con trajes de época. La fiesta culmina con una competición a caballo en la plaza central. Como símbolo de la competición está el Palio; un estandarte tejido localmente.


Las pista para la competición se prepara meticulosamente en la plaza principal de Asti: la arena debe ser de una cierta humedad y densidad para que los caballos no resbalen, los jinetes durante el Palio no usan silla de montar y los caballos participantes  son controlados de una forma detallada.

 

Los espectadores se encuentran junto a la pista y toda la ciudad está decorada con banderas representando a los diferentes barrios (uno por caballo) en liza.

 

La uva es uno de los motores económicos de Asti y, curiosamente, el mapa de su provincia la recuerda. En ella existen bodegas de renombre internacional. Una excursión vinícola por las bodegas de “Le Langhe” es el complemento ideal a un tour de Asti. También se puede proseguir con un tour por Turín o una visita a las residencias reales de los Saboya.

 

Desde 2014, los territorios de la provincia de Asti, junto con Langhe y Roero, están clasificados como sitios del Patrimonio Mundial protegido por la UNESCO.