Capilla de los Mercantes en Turín

En el centro histórico de Turín aún se conserva la excepcional Capilla de los Comerciantes y Banqueros, pudiendo ser visitada al hacer una excursión por Turín. Fue construida en el siglo XVII para servir a una congregación cristiana formada por representantes de la comunidad empresarial de la ciudad.

Aparte de ser un lugar de culto y lugar de celebración de actos y reuniones privadas, su coro se convirtió en una destacada galería de arte barroco. Por ello en 1910 fue declarada monumento nacional de Italia.

Su congregación se fundó en 1663 en el edificio del antiguo colegio jesuita, siendo su primera piedra colocada el 23 de abril de 1577 por el Gran Duque Emmanuel Filiberto (quien trasladó la capital de Saboya de Chamberí a Turín).

A los visitantes de la capilla asombra la variedad de colores y la riqueza del barroco Piamontés de finales del siglo XVII. El techo está decorado con frescos y las paredes con pinturas sobre temática bíblica. Los bancos para los feligreses son de nogal del siglo XVII.

Según la leyenda, entre las numerosas reliquias de mártires cristianos de entre los siglos I y III, se encuentra el cráneo de San Felipe.

Una creación única allí presente es el “Calendario Eterno”, diseñado y creado en 1832 por el matemático y astrónomo Amedeo Plana. Su estructura cilíndrica identifica los días y fechas a lo largo de 4000 años a partir del siglo I.

Si es posible, os recomiendo visitarla como parte de vuestra excursión por Turín.