Carnaval de Ivrea, batalla de las naranjas

Ivrea es una pequeña ciudad al norte de Turín, fundada en el siglo V a.C. y  colonizada por los romanos que dejaron como recuerdo, entre otros, los restos  de un anfiteatro.

Fue aquí, donde en 1001, el marqués Arduino de Ivrea se autoproclamó rey de Italia. Sus restos aún se conservan en uno de los castillos locales.

Desde el siglo XIV, la ciudad pasó bajo el poder de la Dinastía Savoya.

La ciudad es famosa por su antigua fortaleza, construida según el diseño de la fortaleza francesa de la Bastilla.

 

En el siglo XX, Ivrea se convirtió en el centro de producción de las máquinas de escribir Olivetti.

Hoy en día es una pequeña y acogedora ciudad que se transforma con ocasión de su Carnaval, centrado en la batalla de las naranjas.


La historia del carnaval está relacionada con el “derecho” medieval de pasar el señor feudal la primera noche después del matrimonio con la joven esposa. 


Según la leyenda, una de las chicas no quiso cumplir con esta regla y mató al señor feudal. Los habitantes de las aldeas vecinas se rebelaron apoyándola y se produjo una lucha entre los campesinos y el ejército del señor feudal.


Con la batalla de las naranjas se reproduce ese viejo enfrentamiento.


Los combatientes se dividen en dos grandes grupos: el de los defensores del señor feudal, que entran a la ciudad en carros, y los campesinos a pie. Ambos equipos se lanzan naranjas sin piedad alguna.


Para esta batalla, que tiene lugar a finales de febrero o inicios de marzo, se utilizan 600 toneladas de naranjas sicilianas (que vienen de la primera cosecha del año).


Un tour por Ivrea es una buena idea tras haber visitado las cantinas del Piamonte o hecho una excursión por Turín.