Museo Egipcio

El Museo Egipcio de Turín fue inaugurado en 1824, 34 años antes que su equivalente en El Cairo.

Drovetti Bernardino, un piemontés que se transfirió a Francia tras el fin de la ocupación napoleónica del Piamonte, fue nombrado en 1814 cónsul francés en Egipto. Durante su estancia logró reunir una colección única de antigüedades egipcias que vendió a la corte de Saboya.
 
Esta colección fue posteriormente ampliada través de adquisiciones, donaciones y ulteriores expediciones a Egipto. Actualmente, la colección del museo se compone de más de 30.000 artículos.
 
Uno de los principales temas de la colección actual del Museo es el llamado "culto a los muertos", muy generalizado en el antiguo Egipto. Se muestran entre otros muchos objetos "Libros de los Muertos", que se ponían en los ataúdes y servían como asistencia y apoyo a quienes hacían la transición de "este mundo al más allá."
 
En estos libros se contiene una descripción detallada del "Psihostazii", el momento en el que se juzga la vida de un individuo y se evalúa su alma.
 
Entre las diferentes colecciones podemos descubrir la evolución de los aspectos religiosos de la cultura egipcia a lo largo de las diferentes épocas, a través de una amplia gama de expresiones con deidades que se asemejan a los seres humanos y animales.

​Jean-François Champollion, el maestro francés que, por primera vez, descifró en el siglo 19 los misterios de los jeroglíficos egipcios, fue uno de los muchos especialistas que han visitado el museo.

Este museo ha sido recientemente renovado, presentándose de una manera entretenida y atractiva esfinges, sarcófagos, estatuillas, instrumentos de uso diario, divinidades y curiosidades relacionadas con los diferentes períodos y dinastías del antiguo Egipto. No dudéis en contactarme por cualquier consulta o para organizar una visita por este museo o una excursión por el centro de Turín.