Teatro La Scala

Fue María Teresa de Austria quien impulsó la creación del “Teatro alla Scala”, el teatro de ópera más famoso de Europa, inaugurado el 3 de agosto de 1778.

El teatro recibió su nombre de la Iglesia de Santa María della Scala, allí ubicada.


Su fama se inició ya en el siglo XIX. Por él han pasado los cantantes líricos mas famosos de diferentes épocas como María Callas, Enrico Caruso o Luciano Pavarotti.

 

Para compositores, como Giuseppe Verdi, Giacomo Puccini o Gioachino Rossini, el presentar allí sus obras significó su consagración.

El director de orquesta Arturo Toscanini desempeñó un papel especial en la transformación del Teatro La Scala, introduciendo normas “modernas” como la prohibición de entrar a la sala después de la tercera campana. También creó el foso para la orquesta. Hasta entonces la orquesta estaba situada al nivel de la sala.

Como ha ocurrido a otros muchos teatros, La Scala ha sufrido varios incendios a causa del sistema de calefacción invernal utilizado. El teatro fue objeto de varias reconstrucciones, siendo su última renovación en el 2004.

Para la última reconstrucción, se utilizaron las tecnologías más modernas; Se construyeron torres acústicas y escénicas, para la decoración de logias y balcones se utilizaron 3 km de tejido rojo, durante las representaciones se muestra el texto de los diálogos en varios idiomas, etc.

Cuenta, además, con unas instalaciones técnicas a la vanguardia y su acústica es considerada por los especialistas como la mejor del mundo.

El mundo del teatro La Scala no se limita a óperas y conciertos, así como a sus actores y compositores. Es un epicentro para la propagación de la cultura con importantes obras de difusión cultural y mecenazgo.

Se puede familiarizar con la historia del teatro participando a una visita guiada por Milán. También, como complemento a una excursión por Milán, se puede visitar el museo del Teatro La Scala que se encuentra junto al teatro mismo.