Basílica de María Auxiliadora en Turín

La Basílica de María Auxiliadora (Maria Ausiliatrice) en Turín fue construida en 1868. Pertenece a la orden religiosa de los salesianos, fundada en el Piamonte por Don Bosco, un seguidor de Francisco de Sales.

 

Con su impresionante tamaño, típico de los edificios salesianos, esta Basílica es un lugar importante del culto cristiano en Turín y una visita casi obligada para quien esté interesado en hacer un tour por los principales templos de Turín.

En la parte superior de la Iglesia, ricamente decorada con pinturas de temática religiosa, así como con escenas de la vida de los salesianos, está la tumba de Don Bosco.

La iglesia es también famosa por su parte subterránea (cripta), que estuvo cerrada durante varias décadas y solo en los últimos años se ha abierto para que los creyentes la visiten.

La cripta contiene una reliquia sagrada, un pedazo de la Cruz de Cristo, manchado con sangre compatible con la sangre de la Sábana Santa de Turín.

También existe aquí un gran número de reliquias cristianas procedentes de las catacumbas romanas y anteriores al siglo III. Se asume que pertenecieron a mártires.

La Santa Cruz en el mármol del piso recuerda la visión de Don Bosco, a quien de joven la virgen le indicó el lugar donde construir la Basílica.

En la actualidad, el complejo de los salesianos incluye incluso una escuela en la que se sigue el programa oficial italiano pero, obviamente, con una orientación religiosa.

Haciendo un tour por Turín una visita a la Basílica y la Cripta es recomendable, pero tened en cuenta que para esta excursión hace falta hacer una reserva previa.